“Para poder llamarme representante tuve que ponerme en el lugar de mis compañeros”

Captura de pantalla 2016-06-20 a las 10.34.32

Dmitri tiene una historia muy peculiar. Nació en Rusia y allá estudió su preparatoria en una escuela dedicada exclusivamente a formar músicos, todos en su familia lo son, pero se vino a vivir a México porque "la situación en Rusia era muy difícil y decidí hacer la universidad acá, aprovechando que mi papá, músico de la Orquesta de Ópera de Bellas Artes, ya lleva 15 años viviendo en este país".

Además de buen estudiante, tiene un promedio de 9.1, Dmitri ha sido representante estudiantil de la carrera de Contaduría y tesorero de la Asamblea de Representantes del ITAM (ARITAM), órgano de la Sociedad de Alumnos (SALITAM).

"Me llamó mucho la atención la oportunidad de estar cerca de la vida social y política de esta institución y fue un reto personal para mí porque gozaba de cierto reconocimiento entre mis compañeros de Administración y Contaduría", comenta.

-¿Qué le aporta a un estudiante el participar en ARITAM?

Por los estatutos de ARITAM, escogemos a la mesa directiva de entre los representantes de las ocho licenciaturas y tres ingenierías: un coordinador, un secretario general y un tesorero. Yo, obviamente, fui escogido como el tesorero porque soy contador.

Para mí, ésta fue una gran oportunidad; la verdad, mi vida cambió con esta experiencia. Para empezar, tuve que esforzarme por tratar de identificarme más con el país, con México, con mis colegas, porque el hecho de ser ruso sí puede hacer todo un poco difícil debido a que tenemos formas de ver las cosas muy diferentes; entonces, para poder llamarme representante tuve que ponerme en el lugar de mis compañeros.

Otro aspecto importante es que aprendes a trabajar bajo presión, aprendes a llevar una agenda por la cantidad de pendientes que tienes y que ya no caben en tu cabeza. Además, conoces muchísima gente no sólo del ITAM sino de afuera, más que nada porque te respalda el nombre del instituto y esto es muy importante a la hora de organizar eventos interuniversitarios para lograr un alcance externo.

-¿Qué proponías como representante?

El nombre de nuestra representación fue Contacto y teníamos cuatro objetivos principales: contacto entre los alumnos de la carrera, contacto con los ex alumnos de la carrera, contacto con los estudiantes de otras universidades y contacto con el Departamento Académico.

Realmente creo que logramos estos objetivos y, además, a lo largo de todo el año trabajamos en coordinación con el Departamento de Contaduría. De hecho, todos los eventos fuertes que organizamos fueron en conjunto con la Maestra Sylvia Meljem, Jefa de ese Departamento. Organizamos dos encuentros en donde invitamos a estudiantes de más de diez escuelas de las más reconocidas en el país; realizamos una gran variedad de eventos sociales, deportivos, culturales, no solamente para alumnos de la carrera sino para todos los del ITAM.

-¿Qué te ves haciendo en cinco años?

Definitivamente, me veo viviendo en México. Para mí no fue tan difícil adaptarme a este país debido a que venía de otro que está atravesando por una situación muy compleja tanto en el campo político como económico. Lo bueno de ser ruso o de haber crecido allá fue que aprendí a sobrevivir y a buscar ser siempre mejor, no importa lo que hagas. México, por su parte, me ha enseñado a convivir con la gente, aquí el nivel de comunicación e integración es otro; aquí aprendí a disfrutar la vida, aprendí a ser feliz.

Deja un comentario