“Un buen político debe tener un absoluto conocimiento de las leyes”

En el campo de la política, Mariana se siente como pez en el agua. Responde de manera contundente a todas las preguntas, con ese aire reflexivo que da la experiencia adquirida a lo largo de un año de trabajar como asesora de un senador. De hecho, en cinco años se ve como diputada de la República y de no lograrlo en ese lapso, no piensa desanimarse.

"Si la diputación se demora otros cinco años más, no hay problema. Me iré a estudiar una maestría porque considero que si quiero legislar y aportar algo a México, necesito prepararme a conciencia, con una educación sólida y con ganas de cambiar al país. ¡Gente sin preparación hay muchísima!"

Captura de pantalla 2016-06-20 a las 11.57.52

-¿Por qué quisiste estudiar Derecho?

Desde muy chiquita quise estudiar Derecho, no sé si por influencia de mi abuelo que era abogado. Es una carrera humanista con cierto rigor y cierta estructura. Me gusta mucho todo lo que tiene que ver con la legislación y con la política, y creo que un buen político debe tener un absoluto conocimiento de las leyes porque son la base de todo.

-¿Qué te han aportado tus estudios a tu práctica laboral?

El ITAM tiene excelentes profesores que me han ayudado a entender que el Derecho no es, simplemente, aprenderme de memoria el Código Civil o la Constitución, sino saberlos interpretar, saberlos manejar. En las clases nos dedicamos mucho a ver qué necesita México, qué está mal regulado, qué se podría hacer para mejorar esa situación. Todo esto me ha servido mucho a la hora de trabajar.

Por otro lado, la forma de estudio me ha aportado disciplina, orden y responsabilidad; me ha enseñado a valorar, a priorizar mis actividades y mi tiempo, y eso es muy importante en el trabajo.

Por último, el ITAM me ha ofrecido una facilidad de horario, sin eso no podría trabajar, y he contado con todo el apoyo de mis profesores y mis compañeros.

-¿En qué ha contribuido esta experiencia profesional a tu formación como estudiante?

Tener la oportunidad de trabajar mientras estudias te cambia la visión de las cosas porque te acercas a la práctica, a la realidad. El aprendizaje, entonces, es mucho más dinámico, y como veo plasmado en algo concreto lo que estoy estudiando, adquiero otro tipo de conocimientos. Muchas veces, si sólo te dedicas a estudiar, te olvidas de conectarte con lo que está sucediendo afuera.

-¿Cómo logras un equilibrio entre tu trabajo, tus estudios y tu vida personal?

La verdad, siempre he pensado que una persona feliz es la que tiene completas todas sus facetas: familia, novio, escuela, amigos, trabajo. Le tienes que dedicar tiempo a todo. El ITAM, claro, es una escuela exigente, pero no creo que sea imposible lograr un equilibrio entre todas tus actividades, ni tampoco te demanda que vivas sólo para la universidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.