Desafíos y experiencias en la renegociación del T-MEC

El pasado 30 de septiembre, los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y México aprobaron el llamado USMCA (United States Mexico Canada Agreement), también conocido como T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, por sus siglas en español) que renueva una parte de lo estipulado en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Amrita Bahri, Miroslava Pérez, Moisés Zavaleta, Salvador Behar, Hugo Romero, Samantha Atayde
Amrita Bahri, Miroslava Pérez, Moisés Zavaleta, Salvador Behar, Hugo Romero, Samantha Atayde. FOTO: ITAM.

En este análisis, el Departamento de Derecho del ITAM y la Secretaría de Economía organizaron una mesa de discusión que fue presentada por importantes negociadores del TLCAN y miembros de distintas áreas gubernamentales y de la industria, con el fin de discutir y destacar las oportunidades y desafíos del nuevo acuerdo para México y América del Norte.

Competencia del comercio en México

Kenneth Smith, jefe negociador del TLCAN, afirmó que para la realización del tratado, se tuvo que pasar por un proceso de consulta. En este proceso, el Gobierno Federal postuló una serie de propuestas de negociación al Consejo Consultivo Estratégico para las Negociaciones Internacionales; ellos trabajaron en conjunto con un grupo de acompañamiento del Senado de la República Mexicana. Smith mencionó que entre las prioridades de México en la modernización se enlistan la competitividad regional; la certidumbre para el comercio e inversiones, el comercio incluyente y responsable, y las oportunidades de la economía actual.

Posteriormente, se desarrollaron dos paneles moderados por Salvador Behar, jefe adjunto. En el primero se discutieron focos rojos que identificaron durante la renegociación: mencionaron que era necesaria una fijación en el déficit comercial vía la expansión del comercio y no su restricción, buscar una solución de las controversias de los capítulos XIX, XI y XX que mejoren el Tratado, establecer reglas de origen que eviten daño a las cadenas de abastecimiento regional, no reducir el acceso a compras de gobierno, mantener los compromisos del TLCAN, no negociar un comercio administrado en el sector agropecuario y aclarar que México no negociará una cláusula que genere incertidumbre, con referencia a la Cláusula de Extinción.

Los cuatro participantes del panel concluyeron que la postura del Gobierno Mexicano es negociar el mejor acuerdo para el país, que el factor de tiempo nunca sacrificó el balance y calidad del Tratado, ya que buscaban “cerrar bien y no rápido”.

Ricardo Aranda, Orlando Pérez, Salvador Behar, Mónica Lugo, Rubisel Velázquez
Ricardo Aranda, Orlando Pérez, Salvador Behar, Mónica Lugo, Rubisel Velázquez. FOTO: ITAM.

Prospectos para México en el 2050

Por otro lado, fue en el segundo panel en el que se discutieron los Nuevos Capítulos que modernizan el Tratado y los logros en los temas álgidos. Mencionaron temas como Comercio Digital, Telecomunicaciones, Anticorrupción, Competitividad y el apoyo a las empresas PyMEs. A su vez, resaltaron la eliminación de propuestas inaceptables de Estados Unidos; como estacionalidad agrícola y la reducción en acceso en compras de Gobierno.

El resultado final, afirmaron, fue un Tratado Trilateral (México, Estados Unidos y Canadá), renombrado T-MEC. Fue en la clausura, dirigida por Ricardo Ramírez (exmiembro del Órgano de Apelación de la OMC) en la que se mencionó una visión a futuro; donde México participa como economía G7 en el 2050. Visionó al país como una nación abierta al mundo gracias a la implementación y profundización de reformas estructurales; el fortalecimiento del Estado de Derecho y asegurar las garantías a inversionistas nacionales y extranjeros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.