Anticorrupción y transparencia: aportaciones de la sociedad

En México, solo el 50% de la población conoce su derecho a la información. En el contexto contemporáneo, esta cifra es mucho menor a la que se debería de tener. El acceso a la información es el primer paso en la lucha de anticorrupción y transparencia. No es un concepto que se genere por decreto sino que la población debe exigirla. Estas y más tesis fueron presentadas en el panel “México: de la opacidad a la transparencia” que organizó el Centro de Estudios Alonso Lujambio del ITAM. 

 

La corrupción empieza por la desinformación

María Alemán es Diputada federal del PRI e integrante de la comisión de transparencia. Ella aseguró que los recientes avances que ha habido en temas de anticorrupción y transparencia se deben a la participación de la sociedad. La sociedad debe reclamar obligaciones de parte de diputados y funcionarios públicos respecto a anticorrupción y transparencia. Tal ejemplo como el hecho de que únicamente 75 de los 500 diputados federales presentaron su declaración 3de3. Al ser representantes de los ciudadanos, debe haber claridad y congruencia con sus gastos. Mencionó que una de las iniciativas que propuso para mejorar esta situación fue crear un nuevo subsistema digital. Dicha digitalización funcionaría como un buró nacional del servidor público. Asimismo, en muchos municipios no es fácil verificar los antecedentes de mal desempeño o de corrupción de los candidatos pues no hay acceso a información. 

María Alemán exponiendo sobre anticorrupción y transparencia". FOTO:ITAM
María Alemán en el panel «México: de la opacidad a la transparencia». FOTO: ITAM

Fortalecer el Sistema Nacional Anticorrupción

Leonor Gómez Otegui, Diputada del PT, explicó el origen y marco jurídico de la Ciudad de México a raíz de la creación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA). Explicó que se creó un comité coordinador con participación ciudadana. Dicho comité busca establecer mecanismos de coordinación con el SNA como diseñar y promover políticas públicas en materia de fiscalización y control de recursos. También buscan formular diagnósticos para identificar orígenes y causas de corrupción, etc.

También recalcó que el SNA es un órgano descentralizado del gobierno de la CDMX. Junto con el Diputado Carlos Castillo, presidente de la comisión de transparencia, señalaron que los habitantes de la ciudad consideran a la corrupción como uno de los más grandes problemas del país. Un ejemplo de esto fue el sismo del 2017, en el que edificios que habían sido construidos un año antes se derrumbaron debido a la corrupción de los servidores públicos. 

La imprescindible transparencia

El Senador Mario Zamora, integrante de la comisión de transparencia en el senado, está convencido de que la transparencia debe ser una herramienta, no un fin último. Por eso, en el Senado propuso que una persona externa se encargara de certificar año con año las declaraciones 3de3 de los funcionarios; sin embargo, a un año de la iniciativa, no la ha podido impulsar más allá de la comisión de transparencia. Por eso, al igual que la Dip. Alemán, exhorta a la sociedad a exigir resultados por parte de los funcionarios. Si la población señala el mal desempeño, incumplimiento y corrupción de los funcionarios, será más difícil que se den.

Senador Mario Zamora en el panel "México: de la opacidad a la transparencia. FOTO:ITAM
Senador Mario Zamora en el panel «México: de la opacidad a la transparencia. FOTO: ITAM.

El vínculo inexistente entre anticorrupción y transparencia

Por último, el Maestro Eduardo Bohórquez, Director de Transparencia Mexicana, señaló que los efectos de la transparencia en la corrupción son inexistentes. A nivel estatal, los extremos se viven en la Ciudad de México y Baja California Sur; por un lado, la primera cuenta con los mejores niveles de transparencia (acceso a la información pública) a nivel nacional, pero posee la frecuencia más alta de corrupción; por el otro lado, Baja California Sur tiene muy mal acceso a la información pero bajos niveles de corrupción.

Los gobernadores mejor evaluados durante el sexenio anterior fueron posteriormente acusados de corrupción, pues transparentaban la información presupuestaria pero firmaban contratos con empresas fantasma, lo que ilegitimaba el proceso. El Mtro. Bohorquéz también mencionó que ser abierto no implica ser transparente; una persona puede hacer múltiples declaraciones pero al momento de buscar confirmar o consultar la información, no existe respaldo de la misma. Señaló que los elementos necesarios de un sistema anticorrupción son: el número de redes que se desmantelan (tanto los corruptos activos como los que los protegieron políticamente), la recuperación de activos y la reparación del daño a las víctimas. 

Hacia una cultura anticorrupción

La conferencia concluyó con el señalamiento del Mtro. Bohorquéz de que para que exista una verdadera prevención de corrupción, se debe garantizar la no repetición. A pesar de que ningún Estado se atreve a declarar que erradicará la corrupción, sí hay una gran diferencia en lo que pasa después del acto delictivo. Así como la iniciativa 3de3 nació en una oficina de la CDMX y ahora ya es estándar en muchos países, toda la población debe buscar nuevos medios de erradicar la corrupción que garantice que no volverá a ocurrir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.