El egresado de este programa será un profesionista de los que hay pocos en México

¿Cuál es la diferencia entre este programa conjunto del ITAM y el de otras universidades?

Existen diferencias significativas. En primer lugar, las materias de Economía que llevan en otras universidades son muy sencillas y no tienen el nivel que tienen las del ITAM. Hay ciertas deficiencias cuando se trata únicamente un programa de cuasi especialización; además, otros programas tienen problemas con las cédulas profesionales, pues no existe una que especifique que se es Licenciado en Derecho y Economía, al mismo tiempo. En el ITAM, en cambio, proporcionamos dos cédulas diferentes, una de Economía y otra de Derecho.

foto_ecoder

tira_ecoder

Un programa único de ambas carreras puede sonar muy atractivo, pero creo que es imposible en la práctica, pues son dos áreas de especialización muy amplias y, por lo tanto, imposibles de abarcar en sólo cinco años, como cualquier carrera universitaria. Solamente un programa conjunto como el del ITAM permite tener las dos cédulas, el mismo nivel de profesionalismo, de profundidad teórica y empírica, así como de práctica que logra llegar al fondo de las dos disciplinas.

Otras universidades venden el programa como si hubieran hecho una síntesis de Derecho y Economía. Esto es: no están pensando en el profesionista que tiene dos metodologías profesionales y, por estos dos mundos que tiene en su cabeza, puede interactuar de mejor manera en muchos contextos distintos, no típicos ni convencionales. Las otras universidades están vendiendo la estrategia de que hay una síntesis posible entre el Derecho y la Economía y esto es mentira. Es verdad que el Derecho y la Economía tienen áreas de toque común, y el análisis económico del Derecho ve hacia la metodología económica y la regulación de la Economía, pero son una de muchas materias que cada profesionista estudia. Por ejemplo, si alguien estudia la teoría económica, difícilmente sería compatible con alguna teoría jurídica; no tiene nada que ver ni metodológica ni sistémica ni profesionalmente. Si alguien quiere ver políticas públicas y regulación, algo tendrá que ver jurídicamente, pero ni siquiera desde el enfoque de normas, sino desde el enfoque de proyectos, evaluaciones, riesgos, deficiencias y otros conceptos. Es una falacia decir que se puede obtener una síntesis o decantación de todo desde el principio. Lo que sí se puede hacer es formar gente con dos actividades profesionales sólidas, con dos herramientas útiles que le dan una ventaja competitiva muy importante.

¿Cuál es la ventaja de estudiar este programa conjunto en el ITAM?

Nuestros programas conjuntos no están diseñados para que la gente piense que va a acabar en cinco años. De hecho, son dos disciplinas tan duras que los estudiantes tienen que pasar más tiempo aquí. Sin embargo, la gran ventaja es que los alumnos pueden aprovechar el tronco común.

La segunda gran ventaja es que, desde que entran a estudiar la carrera, se forman en las dos disciplinas. No es lo mismo hacer, por ejemplo, una carrera en Economía y luego una especialidad en Derecho, porque nunca vas a ser abogado; de igual manera, si eres abogado y decides estudiar una Maestría en Economía, te va a costar un poco más de trabajo sobrevivir en esta Maestría por el nivel técnico que tiene. Nosotros consideramos que lo mejor es combinar las dos desde el inicio, a pesar de ser separadas. Se aprovecha un núcleo común, pero sin descuidar la parte formativa matemática y teórica de un economista, ni la parte formativa de la jurisprudencia y teoría de un abogado.

En este programa no se quiere engañar a nadie diciéndole que va a ser abogado y economista con una sola carrera y en un tiempo promedio de duración.

Otra diferencia es que nosotros impartimos cursos de Derecho Romano, Civil, Penal, Constitucional, Amparo y otros más que en otras escuelas no imparten en sus programas de nueve semestres. Para otros, es fácil reducir el programa regular de Derecho y de Economía y decir que se estudian las dos disciplinas; pero sólo se limitan los campos y los estudiantes no egresan como profesionistas integrales capaces de enfrentarse con cualquier situación en el ámbito laboral. La idea de este plan de estudios conjunto es darle a un economista y abogado la posibilidad de tener dos carreras que pueden complementarse extraordinariamente.

Por otro lado, el ITAM está teniendo estudiantes de muy alto nivel que quieren estudiar dos carreras. Estamos convencidos de que si un alumno empieza a estudiar una carrera y, al terminar, continúa con la otra, probablemente no concluirá una de las dos porque son programas muy largos y la disciplina es formativa y muy especializada en ambos. En cambio, si estudia las dos carreras de manera simultánea es mucho más fácil. Por ejemplo, en la Maestría en Derecho Administrativo y de Regulación del ITAM, se imparte una fuerte carga de microeconomía, macroeconomía y otras materias compartidas con la Maestría en Políticas Públicas. Este programa cuenta con abogados especializados que trabajan en la Comisión Federal de Competencia Económica, Comisión Reguladora de Energía, Comisión Federal de Telecomunicaciones, etc. Ellos comentan que, en su día a día, sus dictámenes son jurídicos pero su fundamentación debe ser técnica-económica. Son bases que ellos necesitan tener y por eso están estudiando esta Maestría, ya que cada vez el campo laboral de los abogados tiende a ser más cercano a otras disciplinas, sobre todo a la Economía.

Hay otra gran ventaja en este programa conjunto: que todas las materias optativas de Derecho se vuelven materias de Economía, y se complementan así las materias regulares del programa de Economía, a la vez que proporcionan al egresado las herramientas adecuadas para enfrentarse con un dictamen técnico y tiene una gran ventaja sobre otros abogados y economistas.

¿En cuánto tiempo se cursan las dos carreras de este programa conjunto?

Entre trece y catorce semestres, con una carga académica fuerte. Sucede como con todos los programas conjuntos del ITAM: los alumnos comienzan las dos carreras al mismo tiempo, pero en algún momento se aceleran más en una para terminarla y, al final, les quedan pocas materias por cursar de la otra carrera. Definitivamente, no es de las carreras conjuntas más cortas que tenemos, a pesar de que hemos reducido la duplicación de materias para ahorrarle al alumno cursar materias equivalentes. Sin embargo, no nos podemos dar el lujo de reducir dos disciplinas tan amplias, sacrificando materias importantes para que terminen en nueve semestres, como si cursaran una carrera regular. Queremos que los economistas del programa conjunto sean buenos abogados y que los abogados sean buenos economistas, porque el programa está diseñado para estudiantes extraordinarios.

¿Cómo es el trámite de titulación?

Se gradúan con dos títulos profesionales y dos cédulas diferentes, una para cada carrera. La forma de titulación es por tesis, una por cada carrera y dos exámenes profesionales, que es el procedimiento tradicional. Sin embargo, internamente podemos intentar que un estudiante tenga en una misma tesis ambos componentes: el económico y el de Derecho, ya que hay un gran lugar intermedio en donde ambas carreras pueden convivir e interactuar en la práctica.

Esta oferta es estupenda para un economista a quien siempre le ha llamado la atención el Derecho, o para un abogado a quien siempre le ha interesado la Economía. Con esto podemos asegurar que el estudiante que termine el programa conjunto se podrá colocar en el mejor puesto, ya sea en el ámbito del Derecho o de la Economía.

¿Cuáles son las características del egresado de este programa conjunto?

Tendrá una muy buena formación teórica, profunda en ambas disciplinas, que le otorgará una gran capacidad para moverse en ambos terrenos y facilidad para encontrar buenos empleos. Va a ser un egresado que entienda ambas disciplinas y que tenga un aprovechamiento más global de la situación. Va a ser alguien muy sobresaliente en el medio.

Conocemos a colegas que tienen despachos cuyos clientes les solicitan llevar a cabo negocios o defenderse de lo que les está haciendo su competencia en el plano económico, y para ello se necesita a alguien que tenga un profundo conocimiento y feeling de abogado.

Actualmente, se aprobó que cualquier dependencia, secretaría u organismo tenga un área en la que se proyecte el presupuesto y el gasto, y que se traduzca en una regulación interna. No es posible dejar esto en manos de abogados que no tienen ni idea de la contabilidad y tampoco puede quedar en manos de contadores, porque se necesita un reglamento interno que normalice y que controle el gasto. Por lo tanto, ahora están contratando la mancuerna de economista-abogado, porque se necesita a alguien que sepa la normatividad y alguien que sepa ejercerla.

Por otro lado, ahora la Suprema Corte de Justicia de la Nación analiza leyes en términos de impacto político. Consideramos que si alguien va a requerir a este tipo de profesionistas, son las salas de la Corte que tienen que ver con materia fiscal, ya que actualmente los abogados llaman a un economista para que les explique las cuestiones económicas.

Este programa le dará al egresado las herramientas para que cuando los diputados presenten una iniciativa de ley, no sólo discutan la eficiencia económica, sino que discutan las leyes y las implicaciones jurídicas. Con los conocimientos de ambas disciplinas, se puede lograr un análisis muy completo.

Es muy importante que los profesionistas contemporáneos que van a tener un ejercicio público y privado de defensa de las empresas tengan esa doble profesión. Además, los profesionales con este doble grado representarán una ventaja para los costos de las empresas, ya que con ellos se ahorrarán la contratación de una asesoría extra, ya sea de un abogado o de un economista, pues en una sola persona tienen a ambos profesionistas.

Con nuestros egresados se aprovechará mejor el conocimiento y el tiempo, ya que un asesor externo nunca tendrá el mismo manejo de la situación y del problema como alguien interno que cuenta con ambas disciplinas. Además, este profesional puede observar implicaciones mucho más lejanas de las que puede contemplar alguien con una sola disciplina.

En suma, el egresado de este programa será un profesionista de los que hay pocos en México, con una doble capacidad: para entender y resolver cuestiones económicas, y para entender y desarrollar cuestiones legales.

Deja un comentario