Entrevista: Sylvia Meljem

Quien crea que los contadores son personas tímidas no ha conocido a Sylvia Meljem. Activa, alegre, moderna y buena conversadora, le encanta ser contadora y se ríe de los estereotipos que existen sobre su profesión.

Esta pasión parece ser cuestión de familia. Su padre y tres de sus cinco hermanos son contadores. Ella decidió seguir el consejo paterno e ingresó al ITAM a estudiar Contaduría Pública. Muy pronto comenzó a trabajar y a darse cuenta que el contador no es sólo un auditor o un fiscalista sino que debe ser capaz de "entender bien la estrategia de la empresa y ayudar a generar información valiosa para tomar decisiones".

Su claridad sobre lo que puede llegar a hacer un contador en el mundo de los negocios la llevó a proponer toda una reforma al plan de estudios para pasar de esa visión del contador tradicional a la del estratega financiero. Por eso, el programa se llama Contaduría Pública y Estrategia Financiera, y por eso el contador del ITAM no es igual al de otras universidades.

Captura de pantalla 2016-06-16 a las 13.17.46

¿En qué consiste, concretamente, este cambio en el perfil del contador?

Cuando me dan la dirección del programa en 1998, analizamos lo que estaba pasando con la carrera de Contaduría no solamente en México sino en el mundo. Detectamos que existía un problema de imagen. Los estudiantes de preparatoria la veían como una profesión vieja, desactualizada, pensaban que la tecnología iba a sustituir al trabajo del contador. Además, los jóvenes ubicaban al contador como un señor medio aburrido que siempre está sentado en el escritorio.

Por nuestra experiencia profesional, nosotros sabíamos que el contador es mucho más que eso; no es nada más el profesional que sabe registrar los eventos, que sabe presentar la información para cumplir con la normatividad, que sabe cómo controlar. Esto es valiosísimo, pero el contador debe contar, además, con una visión global y estratégica de la organización y poseer todo el instrumental que lo haga competente en el área de finanzas, de sistemas, de administración.

-¿Por eso se dio el cambio en el programa?

Sí, decidimos llamarla Contaduría y Estrategia Financiera. Mantuvimos el nombre de Contaduría, entre otras cosas, porque hicimos un análisis de dónde están nuestros egresados y una gran parte se desempeña en empleos en donde tiene que firmar para efectos financieros o fiscales. Esto es algo tradicional y característico de nuestra profesión y nos pareció importante mantenerlo. Pero, por otro lado, queremos que el trabajo de nuestros egresados vaya más allá de esa parte operativa y que sean capaces de involucrarse en la estrategia de la empresa como un todo, de ocupar puestos de dirección, agregando valor a la organización y apoyando el logro de los planes estratégicos.

Alguien me dijo que nuestro contador es una especie de "Superman" porque nuestro plan de estudios es completo y exigente para poder lograr estas dos características, pero lo importante es que el mercado laboral necesita a estos "supermanes" y nuestros contadores están bien cotizados y posicionados.

-Tal parece que otra de las cosas que te encanta es enseñar...

Sí, me encanta. Desde segundo semestre de la carrera trabajé en despachos contables, llegué a ser gerente administrativa, estuve en Canadá, regresé y me ofrecieron ser docente. Ahí descubrí que lo que más me gustaba era estudiar e investigar. Llevo 15 años dando clases y me apasiona porque estamos ayudando a formar a personas y tú puedes hacer la diferencia en la vida de un alumno cuando escuchas sus problemas, cuando te interesas por lo que hace, cuando eres capaz de ayudarlo. Yo me involucro mucho con ellos, y esto mismo lo exijo a mis profesores.

Si deseas obtener mayor información, envíanos un correo a: smeljem@itam.mx

Deja un comentario