“El taekwondo es un estilo de vida que me ha ayudado a enfrentar muchas dificultades”

Captura de pantalla 2016-06-20 a las 11.37.18

A los 13 años, viendo entrenar a sus primos, Ricardo Jaik descubrió que quería ser taekwondista. Desde entonces no lo ha dejado de practicar porque "el taekwondo no es sólo un deporte sino todo un estilo de vida". Hoy en día, Ricardo combina exitosamente sus estudios en relaciones internacionales con sus entrenamientos como campeón nacional universitario y campeón de federación.

"Éste no es sólo un deporte en el sentido físico sino un arte marcial que te inculca una disciplina y un respeto por tu maestro y por tus compañeros. Esta especie de 'ética marcial' te enseña a respetar las jerarquías a partir de la humildad, una de las grandes virtudes del taekwondista; con ella aprendes a manejar tus impulsos, a no estar buscando problemas por todos lados, a no agredir a nadie, a estar siempre tranquilo. Además, ser humilde Captura de pantalla 2016-06-20 a las 11.37.23en otros espacios y facetas de tu vida te puede generar más respeto y reconocimiento entre tus compañeros que tus propias habilidades o capacidades".
-¿En qué te ha servido, concretamente, este deporte en tu carrera como estudiante?

La filosofía del taekwondo me ha ayudado a desempeñarme mejor en mi carrera. Me ha enseñado a ser perseverante y disciplinado en la vida; participar en competencias te obliga a fijarte metas altas, como una olimpiada o un campeonato mundial, y eso implica mucho sacrificio, muchas horas de entrenamiento, levantarte temprano los sábados y los domingos. En épocas de clase, por ejemplo, yo corro de 8 a 9:30 y entreno de 2 a 3:30 y 8 a 9:30 de la noche, además de ir a la universidad y de estudiar.

Además, gracias al taekwondo he podido viajar y conocer otros países, y con lo que he ido aprendiendo en la carrera he podido entender mejor a la gente de otras culturas.

-¿Por qué decidiste estudiar Relaciones Internacionales?

Creo que desde siempre me habían llamado mucho la atención los sucesos internacionales y entender el comportamiento de los Estados y la relación entre los mismos. El taekwondo también influyó porque como estoy viajando y compitiendo, tengo la facilidad de conocer otras partes del mundo y me interesa mucho poder analizar las diferentes culturas, las diferentes maneras de pensar para poder aportar algo importante en un futuro.

-¿Es difícil equilibrar estudios y actividades deportivas?

Muchos piensan que es muy difícil combinar ambas actividades, pero a mí, realmente, no me lo ha parecido porque me organizo bien y, además, he recibido apoyo del instituto, así que he podido entrenar, competir y estudiar sin ningún problema. Además, saco tiempo para mi novia y para mi vida social en general.

-¿Qué te ves haciendo en unos cinco años?

Me gustaría ser campeón mundial de taekwondo y seguir el próximo ciclo olímpico: si no es Atenas, será China. Espero tener ese resultado internacional por el que siempre he estado entrenando y que es realmente mi meta.

En mis estudios, espero estar ya graduado, trabajando, a lo mejor casado. Me gustaría entrar a alguna empresa transnacional o ser un diplomático de carrera y trabajar en el servicio exterior mexicano.

Eso sí, nunca voy a dejar de practicar el taekwondo, tal vez ya no compita, pero voy a seguir entrenando porque siempre me ha ayudado: a quitarme el estrés, a llenarme de energía para enfrentar todo lo demás en mi vida.

Deja un comentario