Ventajas y desventajas de la vacunación en México

Políticas públicas y economía de la vacunación en México

¿Qué pasa cuando tienes que cuidar la salud de un país y al mismo tiempo su economía? Este fue el tema central del foro “Políticas públicas y economía de la vacunación en México”, en el que se discutieron aspectos sobre la oferta y la demanda de vacunas en México, un bien público otorgado de manera gratuita por el estado.

El sector salud en México, a lo largo de su historia, ha sido un ejemplo mundial en el manejo de vacunas hasta hace algunos años. Podemos ver que en el país la viruela fue erradicada 20 años antes que en el resto del mundo, fue el primer país en desarrollar una vacuna contra el dengue y resistió el reciente brote de sarampión que se dio en Disney World. Según el análisis del Dr. Pablo Kuri, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, del caso de Disney fue que en México aparecieron dos casos, y ambos casos se presentaron porque no aceptaron vacunarse contra esta enfermedad.

Dr. Pablo Kuri Morales, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Secretaría de Salud.
Dr. Pablo Kuri Morales. FOTO: ITAM.

Entonces, concluye, siempre se debe considerar que vacunar a la población es un beneficio mucho mayor que los posibles riesgos que puedan suponer. El Dr. Kuri mencionó que los casos en los que las vacunas generan efectos secundarios riesgosos son muy aislados. Esto nos lleva a ver a la vacunación como una externalidad positiva, pues no solo es un beneficio personal, sino que también representa una protección a la población de los posibles contagios. De la misma forma, el no vacunarse es una externalidad negativa, pues la propagación de una enfermedad puede ser mucho más peligrosa.

Al mismo tiempo, afirma, hay ciertas dificultades por superar en la vacunación. En principio, la vacunación es una medida que no va a generar resultado medibles en el corto plazo, lo cual puede ser un freno para el apoyo político. En segundo lugar, es muy costoso. El Dr. Kuri mencionó una cifra de alrededor de seis mil millones de pesos invertidos en vacunación por su carácter gratuito. También están las pérdidas de vacunas, ya sea por negligencia o falta de medios necesarios para su refrigeración o almacenamiento, cuya consecuencia es la necesidad de producir más vacunas de las realmente necesarias.

Un problema menor es el de los padres que no aceptan vacunar a sus hijos. Este problema es poco frecuente en el país, aunque eso no exime la necesidad de buscar medidas contra él. La solución propuesta por el subsecretario es la distribución de información, que a su vez presenta el problema de que el personal de salud no se vacuna, e incluso 70% de este personal de salud no se actualiza después de terminar sus estudios. Otra solución propuesta es hacer la vacunación una obligación, no un derecho. Esto incluye el restringir algunos servicios públicos hasta que se vacune la persona. Por otro lado, propone incentivar a las familias, en especial a las madres, con información, y generar presión social sobre el personal de salud.

Mtra. Manett Vargas García, directora de Qué Funciona para el Desarrollo
Mtra. Manett Vargas García. FOTO: ITAM.

La Mtra. Manett Vargas opina que la intervención gubernamental debe darse solo en caso de que la iniciativa privada ya no sea óptima. Una intervención demasiado severa, según los ponentes, sería levantar cargos por homicidio imprudencial en caso de que los padres no acepten transfusiones de sangre, medicar obligatoriamente a un niño contra la hiperactividad, o hacer un delito el no vacunarse.

También se resaltó que la Secretaría de Salud no cuenta con “socios”, es decir, que se encarga de la producción y distribución por sí misma, por lo que debe haber una descentralización. Esta idea fue reafirmada por Roberto Tapia, pues además es una forma de combatir la corrupción en las secretarías de salud estatales, que es un fenómeno reciente.

 

Finalmente, los ponentes afirmaron que en México hay mucho talento en trabajadores de la salud pero falta promover la investigación nacional. Tenemos que ser conscientes de que nuestro éxito en las políticas de vacunación no es un hecho casual, sino que es un esfuerzo de más de 50 años, y que no debe de disminuirse por insensibilidad de las autoridades. Una propuesta realizada por la maestra Claudia Aburto para un siguiente foro es considerar las restricciones presupuestales y de tiempo para poder optimizar la toma de decisiones en los individuos.

Deja un comentario