“Ofrecemos conocimientos fundamentales junto con conocimientos de vanguardia, tratando de integrar al alumno a lo último en tecnología”

¿Cuáles son las características del programa de Ingeniería en Computación si lo comparamos con aquéllos ofrecidos por otras instituciones?

El programa de Ingeniería en Computación del ITAM tiene varias características que lo hacen muy particular y difícil de encontrar en otro lado. Se trata, en primer lugar, de un programa muy flexible. Te puedo decir que el seguimiento que se le da a cada estudiante es muy personalizado; el plan que hace un alumno puede ser completamente diferente al de otro. Es una carrera pequeña y la individualización que se ofrece a los estudiantes se hace, entre otras cosas, a través de una serie de siete materias optativas al final del programa en donde ellos pueden tener una especialización en alguna de las distintas áreas que manejamos: mecatrónica, arquitectura de servicios, tecnologías de información, etc., las cuales cambian semestre con semestre o año con año, debido a que la tecnología no es estática y siempre está evolucionando. En segundo lugar, tiene el sello particular del ITAM que consiste en las materias de Ideas y Problemas que dan al estudiante una formación crítica, negociadora, que le hacen saber un poco más de los pensamientos de diferentes épocas y filósofos que permiten, a su vez, que el alumno forme su propia visión, cómo pensar, a dónde ejecutar y cómo negociar.

Captura de pantalla 2016-06-20 a las 10.52.17

Aquí en Computación sí es algo que resulta completamente distinto a otras instituciones por el carácter multidisciplinario que imprime al programa. Esto da la oportunidad a los estudiantes de enfrentarse con temas sociales, éticos y filosóficos; cosa que ninguna otra universidad otorga y que dota de un perfil completamente distinto. La otra característica es que llevamos una serie de materias cualitativas y cuantitativas que ayudan al alumno, en un principio, a tener fundamentos muy robustos para después llevarlos a la aplicación: crear tecnología, innovar en hardware o software, saber cómo cambiar, automatizar o sistematizar un proceso para llevar a cabo ventajas competitivas en una empresa, desarrollar modelos, simulaciones, etc.

Por otro lado, la carrera está dividida en mitad hardware y mitad software. La tira de materias habla de un programa de formación; es decir, no estamos casados con ningún tipo de software en particular. Lo que tratamos es de formar personas que piensen algorítmicamente y que resuelvan problemas; que puedan automatizar o sistematizar gracias a las tecnologías que aquí van conociendo. Ofrecemos conocimientos de base o fundamentales junto con conocimientos de vanguardia, tratando de integrar al alumno a lo último en tecnología para que se potencie al máximo la capacidad de desarrollo laboral en los egresados. Sin embargo, no tenemos modas, sino que se trata de un programa muy formativo que no caduca con el tiempo, aunque en las especialidades sí se incorporen las tendencias tecnológicas más nuevas.

Aunado a lo anterior, tenemos la presencia de la investigación de punta del departamento de Computación, en donde muchos de nuestros profesores están incorporados al Sistema Nacional de Investigadores (SNI), lo cual permite al alumnado involucrarse directamente en los proyectos y canalizar sus intereses. Tenemos diferentes áreas de investigación en el ITAM: inteligencia artificial, robótica, sistemas distribuidos, comercio electrónico, todo lo que tiene que ver con bases de datos, administración de la información y la transformación de esta última en conocimiento. Nuestros egresados salen realmente bien formados y remunerados ya que tenemos un departamento muy robusto que busca equilibrar y fomentar las actividades educativas, el conocimiento teórico y las aplicaciones dentro del mundo laboral. Gracias a que el programa es tan flexible, tanto el alumno con perfil de investigador como el que tiene perfil más empresarial o industrial pueden desarrollarse al máximo. Somos además muy optimistas y tratamos de trabajar a partir de lo que visualizamos que deba ser el ingeniero dentro de diez o veinte años. Estamos preocupados por habilitar competencias que puedan resolver problemas que surjan en el futuro, que aunque no estén contemplado concretamente en el programa del ITAM, estén contemplados dentro de las capacidades del egresado, para que éstos se puedan defender en su momento a la hora de enfrentarse con ellos. Se trata de que puedan seguir cultivando su intelecto, formándose tecnológicamente, empresarialmente y culturalmente como ingeniero, esto es vital. Se necesita ser una persona con la capacidad de ser cambiante, de integrar siempre los conocimientos, que le guste la tecnología. Esto es lo que necesitamos en México: ingenieros con capacidad de construir, medir, crear e innovar. Digamos que si cuentas con un perfil creativo e innovador y estás dispuesto a invertir energías para cambiar algo en donde la tecnología esté implicada de alguna manera, te caería muy bien estudiar Ingeniería en Computación en el ITAM.

¿Qué nos puede decir sobre los programas conjuntos?

Existen cinco programas conjuntos: Computación con Ingeniería Industrial, Telemática,Matemáticas Aplicadas, Administración y Contaduría Pública. Solamente cursando un semestre más, o sea diez, se hacen los dos planes. Escogimos estas cinco carreras porque la computación es una gran ventaja competitiva para la segunda disciplina. Es importante ver que la integración que se logra en el ITAM a partir de la combinación de estos pares de carreras ya se está llevando a cabo afuera, en el ámbito laboral, en donde resulta crucial la integración estratégica o la alineación del negocio entre lo que es la infraestructura tecnológica y los planes de negocio como tales. Por esta razón, la formación combinada que ofrecen estos planes conjuntos resulta más que adecuada para el ambiente laboral de hoy. Por otro lado sales con dos títulos y con dos cédulas profesionales por lo que puedes aplicar a una bolsa de trabajo mucho más amplia y se te abren muchas oportunidades. Cabe mencionar que la razón por la que no se extiende más el programa es que en el ITAM compartimos un gran tronco común, pero de ninguna manera se deja incompleta la formación del alumno en alguna de las dos áreas, al contrario, son programas muy robustos en ambas disciplinas. En cuanto a los mecanismos de titulación, se requiere una sola tesis para ambas carreras.

¿Qué hay del equipo con el que cuenta el ITAM para las ingenierías?

Es un equipo muy robusto, contamos con laboratorios de todo tipo: aquéllos en donde se ve todo lo que es inteligencia de negocios, inteligencia artificial, minería de datos y un gran departamento de robótica que ha ganado premios a nivel Latinoamérica y Norteamérica. De hecho hace unos meses nos fuimos a Alemania como el único equipo representante de América Latina, en Carnegie ganamos el segundo lugar, en Latinoamérica el primero en concursos importantes.

Tenemos también el laboratorio de neuroimágenes en donde se pueden editar gráficas y videos por computadora con software muy especializado, que está a la disposición completa de los alumnos; de ahí se han creado proyectos e investigaciones muy importantes, y la ventaja es que se puede integrar tecnología muy útil y a bajo costo. Tenemos otro laboratorio donde se ve todo lo relativo a comercio electrónico o digital.

¿A partir de qué diagnóstico usted determina que lo importante es innovar en cuanto a tecnología se refiere, y no por ejemplo, dirigir la tecnología hacia ciertos lados, explotar lo que ya existe para abordar lo que nos aqueja como sociedad o pensar qué papel tiene que jugar la tecnología en nuestra sociedad? Y, ¿cómo se relaciona esto con la cuestión de la brecha digital, entendiendo ésta como la diferencia o inequidad en cuanto a acceso a tecnología se refiere, en nuestra sociedad?

Cuando hablo de la necesidad de innovar supongo que ya existe antes un trabajo de identificación de problemas a resolver, los cuales pueden ser desde problemas médicos, como ayudar a gente invidente a hacer uso de la tecnología o del Internet; pasando por problemas logísticos dentro del ámbito de la construcción, podríamos decir cómo modelar ciertos elementos para lograr un buen diseño arquitectónico a partir de ciertas necesidades; hasta cuestiones de nanotecnología para hacer más manejable la información hoy en día. Todo esto por supuesto, a partir de problemas que ya están identificados en nuestra sociedad. Lo que hace un ingeniero es tratar de cerrar la brecha entre la existencia de ciertas tecnologías y su buen aprovechamiento o utilización dentro de ciertos ámbitos. Por otro lado, efectivamente existe una brecha digital en términos culturales: no todos tenemos acceso a la tecnología, eso es real. Sin embargo, ahora en México se están llevando a cabo proyectos muy importantes para que en pueblos alejados o de difícil acceso haya un centro de comunidad virtual, en donde tengan máquinas con Internet y se pueda tener acceso a la educación y a la información. Sí hay una brecha digital porque los que van a ese centro no tienen una computadora en casa y porque no todos tenemos acceso a la tecnología como la deberíamos de tener, pero creo que se están haciendo pasos importantes para que esa brecha digital, en cuanto a cultura, se vaya minimizando. Hace poco tiempo supe que en la Sierra Totonaca hay un centro de comunidad virtual; muchos no saben español pero ya tienen Internet. Para qué y por qué es una discusión mucho más amplia en la que habría que abundar, pero por lo pronto, lo que está proponiendo la Secretaría de Economía en nuestro país es llevar a este tipo de comunidades la tecnología. Entonces probablemente esa brecha digital muy pronto pueda verse disminuida. Aquí el papel del investigador es crear tecnologías de bajo costo para disminuir la inequidad en el acceso a la misma.

Ahora está haciendo su doctorado, ¿hacia dónde está dirigiendo su investigación?

Mi investigación es sobre educación a distancia: siha cambiado la educación o no y cómo lo ha hecho, a partir de la existencia de nuevas tecnologías. Investigar los impactos sociales, culturales, educativos, económicos de estas nuevas herramientas. Hablemos, por poner un ejemplo, de tres de estos casos: videoconferencias, simulaciones y la personalización de la educación. En cuanto a las primeras, es algo que ya se está dando, por lo que es necesario ver qué implica que yo pueda tener aquí en el ITAM una videoconferencia con un profesor de Harvard, por ejemplo: la entenderían o no, qué significa en cuanto a globalización de la educación, qué ventajas reales puede, o no, dar a los estudiantes, etc. En cuanto a las segundas, tenemos por ejemplo las simulaciones médicas, en donde los estudiantes ya no tienen que lidiar con un paciente en la vida real sino en una simulación. Por último, no todos aprendemos de la misma manera y la tecnología te puede mostrar la información dependiendo del estilo de aprendizaje que tú tengas. Como profesor uno no puede dar toda la clase completamente gráfica, ya que en el grupo habrá algunos más visuales, otros que son pasivos, activos, secuenciales, a otros les gusta leer, a otros no, etc. Hay una gama de estilos de aprendizaje; yo como profesor voy tratando de hacer una modularidad de estilos e ir combinando, tratando de abordar a todos los estudiantes y sus diferentes estilos, los cuales se identifican a través de un examen diagnóstico, para así poder mostrar la información de manera que ellos aprendan mejor. Estoy midiendo qué instrumentos pueden servir para poder dar una enseñanza individualizada, cómo puedo medir que efectivamente los alumnos están aprendiendo a través de estos sistemas, cómo puedo hacer herramientas genéricas que sirvan para diferentes tipos de materias, etc. Se trata de ver qué paradigmas se rompen a través de la integración de la tecnología y la educación.

Deja un comentario