“Queremos evolucionar los planes de estudio para continuar a la vanguardia y acompañar el rápido cambio tecnológico”

¿Nos podría hablar acerca de las acreditaciones que tienen los programas de Ingeniería?

Hace tres años la Ingeniería en Computación obtuvo la acreditación del Consejo Nacional de Acreditación en Informática y Computación (CONAIC) como un programa que cumple con los requisitos esenciales que garantizan un quehacer académico de alta calidad. El año pasado, los programas de Ingeniería en Telemática e Ingeniería Industrial recibieron la acreditación del Consejo de Acreditación de la Enseñanza de la Ingeniería (CACEI) por cumplir con los requisitos de calidad educativa establecidos por este consejo.

Estas acreditaciones no son obligatorias para ninguna institución de educación, son totalmente voluntarias. En la División Académica de Ingeniería quisimos evaluar nuestros programas de manera externa para medirlos contra objetivos y criterios definidos por pares académicos de diversas instituciones que se agrupan en consejos autónomos para definir los estándares de calidad que debe cumplir un programa para ser acreditado. Nosotros analizamos todos los criterios definidos y realizamos una autoevaluación que nos permitió comparar nuestro nivel con el establecido por los organismos acreditadores. Posteriormente, nos visitó un grupo de evaluadores externos para verificar que lo que contestamos en el cuestionario de autoevaluación sea verdadero y se cumpla.

Las acreditaciones a programas académicos, a diferencia de las institucionales(como la de FIMPES) que evalúan toda la Universidad en su conjunto, se enfocan en los planes de estudio, en la facultad que imparte los cursos y en la infraestructura que los apoya. Tanto CONAIC como CACEI son organismos constituidos por reconocidos académicos y tienen el aval del COPAES (Consejo Para la Acreditación de la Educación Superior), que es la instancia validada por la SEP para conferir reconocimiento oficial a los organismos acreditadores de los programas académicos que se imparten a nivel licenciatura en México, en las diferentes disciplinas.

Captura de pantalla 2016-06-20 a las 12.03.36

¿Qué tan difícil es obtener una acreditación?

Generalmente, cuando las instituciones deciden iniciar el proceso de acreditación es porque están conscientes de que sus niveles son los adecuados. En el caso del ITAM, es fácil cumplir con todos los requisitos que establecen los organismos acreditadores ya que los estándares internos con los que trabajamos diariamente rebasan por mucho los límites aceptables. Los requerimientos del CONAIC y del CACEI no son tan estrictos en comparación a nuestras exigencias internas, ya que somos una escuela de excelencia y buscamos altos estándares de calidad. Lo único es que es tardado llenar el cuestionario de autoevaluación ya que se necesita recopilar información que en ocasiones es difícil de conseguir. Además, debemos acudir a cursos para prepararnos para la visita de los evaluadores y para llenar los cuestionarios. El trabajo se extiende por siete u ocho meses y el tiempo que transcurre desde que acudimos a los cursos hasta la entrega del certificado es de alrededor de un año.

¿Qué vigencia tienen estas acreditaciones?

Las acreditaciones a los programas se otorgan por cinco años. Una vez transcurrido ese tiempo se tiene que volver a hacer el trabajo de autoevaluación y recibir la visita de los evaluadores externos para recibir la renovación de la acreditación.

¿Qué beneficios se obtuvieron con la acreditación delCONAIC y del CACEI para losprogramas de Ingeniería?

Los beneficios que obtuvimos son en el sentido de que nos sentamos a ordenar muchas cosas que no teníamos documentadas. Las recomendaciones que nos hicieron, en realidad, ya las habíamos detectado y hemos estado tratando de implementarlas desde hace tiempo. De hecho, las recomendaciones de los organismos acreditadores son un subconjunto de los planes que tenemos por hacer nosotros mismos. La acreditación involucra un proceso de mejora continua que nosotros realizamos de manera independiente.

Por otro lado, obtuvimos el amparo de que sí estamos acreditados por un organismo reconocido, como otras universidades lo están. Además, internamente nos sirve para repasar y darnos cuenta cómo estamos haciendo las cosas, confirmar lo que teníamos planeado y verificar si lo estamos cumpliendo. Cuando vinieron los evaluadores, les llamó mucho la atención la facilidad con que podíamos localizar a ex alumnos y altos funcionarios administrativos para que a ellos les pudieran hacer preguntas. Asimismo, les impresionó la alta tasa de ocupación en las instalaciones del ITAM, incluso en viernes.

En conclusión, el principal beneficio que obtuvimos con este proceso de acreditación fue autoevaluarnos y conocer el nivel que tenemos, así como poner en orden algunos asuntos que quizá no teníamos bien documentados u organizados. Además, con esta evaluación pudimos saber cómo somos vistos por gente externa al ITAM y por otras instituciones que se dedican a lo mismo que nosotros.

¿Qué importancia tienen estas acreditaciones para los alumnos?

Tienen la garantía de que los programas de Ingeniería del ITAM cumplen con estándares de calidad definidos por un organismo externo. Además, puede llegar el momento en que se formalice más el sistema de las acreditaciones y los acuerdos entre organismos de distintos países, para así poder ingresar más fácilmente a estudiar programas similares en el extranjero, e incluso, en algún momento poder acceder al mercado laboral.

¿Desde hace cuánto se realizan proyectos en los laboratorios de Robótica y qué tipo de proyectos?

Los proyectos empezaron de una manera no estructurada en los cursos de Diseño de Procesadores en los que se pedía a los alumnos que hicieran más que un procesador para computadora, un procesador que controlara a un robot.

Los primeros robots fueron diseñados, bajo la guía del Dr. Jesús Savage, para que siguieran una línea en el suelo. A partir de ahí, se despertó el interés de los alumnos por participar en este tipo de proyectos e involucrarse en construir robots. Entonces, el Dr. Alfredo Weitzenfield tuvo la idea de entrar a concursos en los que pudieran participar los alumnos y, al principio, nos enfocamos a participar en concursos de fútbol de robots.

En estos concursos nuestros alumnos compiten en dos categorías. Una de ellas es la de los AIBO’s, que es en la que los robots con forma de perros, diseñados por SONY, deben ser programados por los alumnos para que jueguen fútbol y desempeñen las distintas posiciones que le son asignadas dentro del juego. En la otra categoría, “Small Size”, los alumnos deben armar sus propios robots utilizando los laboratorios de la División Académica de Ingeniería.

A lo largo de estos años, un gran número de estudiantes ha participado en el desarrollo de este tipo de proyectos, logrando extensa visibilidad, reconocimiento y difusión en diversos medios de comunicación nacionales e internacionales. Por ejemplo, en las dos categorías de fútbol con robots en las que participamos, los equipos del ITAM son actualmente los campeones latinoamericanos.

Los futuros proyectos de este laboratorio incluyen participaciones en nuevas categorías como la de humanoides y la integración de los robots y arquitecturas desarrolladas en proyectos de investigación patrocinados por CONACYT. Por ejemplo, actualmente se está desarrollando un proyecto basado en estudios neurocientíficos de animales en el que se intenta copiar el cerebro de las ratas para tener una perspectiva lógica del cerebro humano. Este proyecto pretende tener un amplio impacto en la sociedad ya que se desarrollarán robots que serán utilizados en casos de búsqueda y rescate de víctimas posteriores a desastres naturales o causados por el hombre.

¿Cuáles son los proyectos que quiere llevar a acabo ahora que está a cargo de la Dirección de la División Académica de Ingenierías del ITAM?

Evolucionar, como siempre lo hemos hecho, los planes de estudio de los programas para continuar a la vanguardia y acompañar el rápido cambio tecnológico, logrando con esto que los alumnos estén muy bien preparados para internarse en el mundo laboral y tengan un excelente desempeño. Por otro lado, queremos motivar a los profesores para que desarrollen más proyectos de investigación y así poder brindar a los alumnos más resultados propios, actuales y tangibles, surgidos de estas investigaciones.

También queremos vincularnos con empresas en proyectos externos que beneficien a ambas partes, ligarnos al sector productivo mediante productos de innovación tecnológica, los cuales podamos incorporar en los planes de estudio.

Además, nos proponemos incrementar la cantidad y la calidad de los alumnos en los programas de Ingeniería en el ITAM. Por otro lado, nos enorgullece que el ITAM, dentro de los proyectos que se están realizando actualmente, recibió un reconocimiento por haber fungido como jurado en el torneo First Lego League, concurso de robótica dedicado a niños de 8 a 12 años. Con este tipo de proyectos estamos visualizando a los futuros aspirantes, además de promover el desarrollo de las habilidades tecnológicas de los niños en beneficios de nuestro país y de ellos mismos.

¿Cómo surgió la idea de crear el programa de Ingeniería en Negocios?

Este programa permite desarrollar las habilidades del estudiante en las áreas de Administración e Ingeniería, que en conjunto, además de brindar grandes beneficios al alumno, le da las pautas para tomar buenas decisiones. El mercado necesita profesionistas multidisciplinarios, cosa que el ITAM ya había explorado con la Maestría en Tecnologías de Información y Administración, que ayuden a las empresas a ser más competitivas.

Este programa ha tenido mucho éxito, ya que los alumnos de nuevo ingreso están muy motivados pues se les garantiza un programa de calidad, además de ser un programa nuevo en el mercado académico.

Si deseas obtener mayor información, envíanos un correo a: marcelo@itam.mx

Deja un comentario