México firme ante posible renegociación del TLCAN

Los retos comerciales de México ante la nueva realidad internacional

Uno de los temas más controversiales para México desde la campaña electoral del presidente Trump, ha sido la postura del mandatario con respecto al TLCAN. Después de llamarlo el “peor tratado comercial” que ha firmado su país, tras de la elección cambió su retórica a algo más mesurado. Sin embargo, ante el reciente aviso al Congreso norteamericano de su intención de renegociarlo, las alarmas han vuelto a sonar entre las diversas Secretarías mexicanas. Pero, ¿cuál debe ser la reacción de nuestro país ante este escenario?

Durante la negociación y firma del TLCAN, hace más de 20 años, el trato era un tema contencioso para la sociedad mexicana. Hoy en día, y gracias a las ganancias que hemos obtenido desde su implementación, la aprobación del mismo nos ha unido como ciudadanía. Esto no implica que no haya posibles mejoras. Se necesitan revisar las áreas que fueron dañadas por el acuerdo, al mismo tiempo que se analizan nuestros intereses y las posturas comunes que tenemos con nuestro vecino del norte, con el objetivo de obtener un tratado renovado que incluya sectores vitales para la economía, muchos de los cuales no existían cuando fue negociado por primera vez.

Kenneth Smith Ramos, director de Oficina TLCAN de la Secretaría de Economía en Washington, D.C., compartió que para la renegociación, la cual deberá estar basada en datos duros y realizarse de forma trilateral, los objetivos generales de México serán fortalecer la liberalización comercial, promover competitividad y fomentar la integración económica entre Norte América.

Álvaro Santos, Gabriela Rodriguez, Mateo Diego-Fernández, Amrita Bajri, Jorge Miranda y Bradley J. Condon. FOTO: ITAM
Álvaro Santos, Gabriela Rodriguez, Mateo Diego-Fernández, Amrita Bajri, Jorge Miranda y Bradley J. Condon. FOTO: ITAM

Además, aseguró que todo estará sobre la mesa de negociación, pero se mantendrá una postura firme y no se aceptarán incrementos en materia arancelaria o restricciones cuantitativas, así como cualquier elemento que restrinja o eche para atrás la apertura comercial actual.

Debemos notar que México también se está preparando para diversos escenarios. En el caso extremo que Estados Unidos decida salirse del tratado y desarmar la alianza trilateral, México deberá encontrar otros mercados tanto para la exportación de nuestras industrias, como para ayudar a reemplazar las importaciones americanas.

No importa cuál sea el escenario final, la región Asia-Pacífico se ha convertido en un área prioritaria para México debido a su alto crecimiento, por lo que el acercamiento con estos países será uno de los nuevos focos de la economía mexicana. Y si no hay una respuesta favorable de Estados Unidos, México estará listo para iniciar negociaciones con nuestros vecinos del Pacífico.

Deja un comentario