“El pasado del BIS y su futuro con Carstens”

El reto de las instituciones financieras

El sector financiero es el más globalizado e interconectado de la actualidad debido, en gran parte, a los avances tecnológicos en sistemas y comunicación. Por lo que conocer el desarrollo de las instituciones financieras a lo largo de la historia proporciona una mayor comprensión del alcance de dicho sector, así como del comercio internacional, del crecimiento económico global y del  desarrollo macroeconómico de economías avanzadas y emergentes. Tal es la postura del actual gobernador del Banco de México, el Dr. Agustín Carstens, quien tomará su lugar como gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) a partir del 1 de diciembre de este año, quien fue invitado especial en el Segundo Congreso Universitario Internacionalista de México realizado en nuestra institución.

Conferencia: El reto de las Instituciones Financieras. FOTO: ITAM
Conferencia: El reto de las Instituciones Financieras. FOTO: ITAM

Respecto a la historia de las instituciones financieras, el Dr. Carstens se remontó a aquellas que jugaron roles determinantes en hechos históricos, como el caso del descubrimiento de América conseguido gracias al financiamiento proporcionado a las expediciones, y muchas veces, a los seguros otorgados a tales proyectos.

El futuro gobernador del BIS, también analizó la historia de este organismo, conocido como el banco central de los bancos centrales, fundado en 1930 en la ciudad de Basilea. Afirmó que en un comienzo, el organismo tuvo el objetivo principal de dar financiamiento para la reconstrucción de los países afectados por la primera guerra mundial. El motivo para escoger a Basilea como sede es la proximidad al cruce del río Rin, la vía fluvial más utilizada por la Unión Europea conocida como el río del oro, ya que era un medio para transportar el oro de los bancos de Europa. Por otro lado, indicó que fue precisamente en el BIS donde se realizaron los primeros estudios y trabajos respecto a la creación del euro como moneda común de la Unión Europea. En la actualidad, el BIS funciona como un centro de coordinación y cooperación de los bancos centrales.

El economista habló acerca de otras dos grandes instituciones financieras: el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, prestamistas de última instancia que juegan un papel decisivo en el desarrollo de los países al fomentar la cooperación monetaria internacional, facilitar la expansión y el crecimiento equilibrado del comercio internacional, y dar oportunidad de que los países corrijan los desequilibrios de sus balanzas de pagos sin recurrir a medidas que afecten severamente su prosperidad.

Acerca de su previa postulación para dirigir el FMI,  afirmó que valió la pena dejar claro que existen personas provenientes de países emergentes capaces de aportar valor a este tipo de instituciones, generalmente presididas por directivos originarios de países avanzados.

Sobre el bitcoin, Carstens comentó que, aunque se ha dicho que trata de replicar el patrón oro, existe un factor a considerar: el bitcoin no cuenta con nacionalidad, por lo que más que una moneda es una mercancía. Aclaró que a una moneda le da valor un banco central detrás del cual existe una nación, cosa que no ocurre con la criptomoneda. Por otra parte, mencionó, la anonimidad del bitcoin ha generado mercados negros pero, a pesar de este hecho, es posible que la tecnología blockchain puede usarse de manera correcta y eficaz para el beneficio del sistema financiero.

Se considera ferviente creyente de que es mucho mejor buscar una ruta de crecimiento sostenido por medio una gobernanza global coordinada.

Para concluir, el exalumno de Economía reflexionó sobre su época universitaria, aseguró que, a pesar de provenir de una familia de contadores, sus clases con Pedro Aspe lo inspiraron a dejar la contabilidad para tomar el camino del economista. Al parecer le funcionó sobremanera.

Deja un comentario