¿Se deben legalizar las drogas en México?

El Dr. Vidal Romero, jefe del Departamento Académico de Ciencia Política del ITAM, argumentó su posición a favor de la descriminalización del comercio y el uso de drogas como una medida contra la creciente inseguridad que azota a nuestro país. Desde su perspectiva, el Estado debe enfrentar el dilema de las drogas como un asunto de salud e impulsar políticas públicas que atiendan a la población perjudicada por su consumo.

El investigador, consciente de que no es la solución, asegura que la legalización es una condición necesaria para disminuir los altos índices de inseguridad que se intensifican, constante y considerablemente, con la persecución en cada una de las etapas de producción, comercialización y consumo. Asimismo, asegura que esta política prohibicionista implica gastos desproporcionados, ya que se destinan recursos desmesurados tan solo al 3% de la población del país que consumió drogas, según las estadísticas de 2016, o el 0.6% que en el mismo año fue considerada adicta. Los recursos, en cambio, podrían ser destinados tanto a programas de salud como a combatir otro tipo de delitos como robo, extorsión, secuestro, etc.

“Es una lucha que no vamos a ganar a balazos”, afirma. Desde el punto de vista de la eficacia, asegura que el combate a los grupos criminales no se ha visto reflejado en la disminución del comercio, ya que adquirir estupefacientes no parece un problema para el ciudadano común que puede encontrar distribuidores prácticamente en el momento que lo desee.

Descriminalización de las drogas en contexto internacional

Por otra parte, considera que actualmente el mercado de narcóticos es asimétrico hacia los sectores menos favorecidos. Lo ejemplifica con el caso de la cocaína que, para ser procesada, requiere de alrededor de una tonelada de hoja de coca por kilo. Dicha tonelada es pagada por alrededor de $500 USD en sudamérica. En la etapa final, vendida al menudeo, tiene un valor aproximado de $12,000 USD. La mayor parte de la ganancia de esta operación está destinada a corrupción de oficiales y a los capos del narcotráfico, mientras que los eslabones más expuestos y con menos recursos de esta cadena obtienen menos ganancias.

Es cierto, asegura el Dr. Romero, que el tema de la descriminalización está supeditado a fuertes presiones de Estados Unidos. Pero considera que es importante que el tema se discuta abiertamente en nuestro país y en 2018, año de elecciones, se le exija a los candidatos a la presidencia que muestren su posición ante este asunto y se convierta en uno de los temas de las campañas y la agenda nacional.

Consulta notas relacionadas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.