Francisco Reyes: en busca de la armonización del comercio y el derecho

Uno de los grandes logros de la Unión Europea y los Estados Unidos a nivel mercantil ha sido la creación de sistemas de armonización normativa que permiten destapar el desarrollo comercial de empresas. Esta armonización del derecho comercial se ha visto obstruida en América Latina pues los tratados no han tenido un impacto suficientemente armonizador en normas jurídicas. Francisco Reyes Villamizar, abogado de la universidad Javeriana y especialista en temas regulatorios, impartió una conferencia en el ITAM, invitado por el Departamento Académico de Derecho, sobre un nuevo modelo para ayudar a la integración del derecho mercantil en América Latina y el Caribe.

Modelos de armonización en la Union Europea y Estados Unidos

Reyes dio comienzo analizando por qué se ha llegado a una armonización normativa del derecho comercial en Estados Unidos y Europa pero no en América Latina. “Existen tratados económicos como el TEMEC y MERCOSUR, pero han fallado en integrar las normas jurídicas de la región”. Explicó que, en el caso de la Unión Europea, se permite la aproximación normativa para lograr un entendimiento recíproco. Asimismo, se trabaja para que las normas tengan un punto de contacto importante y no tanto entre cada miembro de la Unión. “Cada año se expiden instrumentos de armonización supranacionales que se deben seguir por todos los estados de la Unión Europea”; remarcó Francisco Reyes.

Mientras tanto, en Estados Unidos, una federación de estados altamente autónomos, se maneja un sistema en el que cada estado tiene una alta soberanía sobre sus leyes. Sin embargo, existe un alto grado de armonización normativa para no trabar el comercio. Un ejemplo que expuso el Doctor por la Universidad de Tilburg fue el de la empresa The Walt Disney Company, que tiene su sede constitutiva en el estado Delaware. Señaló que es particularmente interesante el caso de Delaware; ya que el 64% de las empresas Fortune 500 están incorporadas en este estado.

El abogado confesó su admiración por el sistema americano, ya que los estados compiten entre sí para ofrecer las mejores soluciones para compañías mercantiles con legislación flexible. De esta manera, se vuelve un mercado altamente competitivo; cada empresa o individuo puede elegir libremente dónde constituir su sociedad. Estas condiciones “permiten evolución e innovación constantes en las legislaciones mercantiles de cada estado, algo que pasa cada década en países como México o Argentina”, aseguró el invitado.

La Ley Modelo: un posible comienzo hacia la integración

El abogado de origen colombiano presentó una posible solución para la falta de integración regional normativa en América Latina; Ley Modelo sobre la Sociedad por Acciones Simplificada (SAS) que la Organización de Estados Americanos (OEA) creó. Esta ley modelo puede facilitar nuevas iniciativas para crear un instrumento supranacional, como el de la Unión Europea. Este instrumento facilitaría el acercamiento entre las legislaciones de diferentes naciones. La Ley Modelo busca simplificar trámites de constitución y reducir costos; al mismo tiempo refuerza la limitación de responsabilidad por parte de los socios. Busca respetar la autonomía contractual, esto es, no imponer límites “a la imaginación que se le confieren a los inversionistas”. El abogado cree que es importante permitir que los abogados e inversionistas sean creativos y encuentren mejores formas de capitalizar una empresa y generar contratos que se apeguen a los deseos de estos.

La actualidad de las SAS en Mexico

Reyes se mostró crítico sobre la situación actual del reglamento de las SAS en México, que considera que limita constantemente a los empresarios mexicanos. Los límites se presentan en forma de costos de transacción (trámites); restricciones para constituir SAS por personas morales junto con un tope económico de ingresos anuales no mayores a 5 años. Estas restricciones generan incentivos para permanecer en la informalidad y no crecer; lo cual conlleva a grandes pérdidas para el crecimiento económico. Para concluir, expresó optimismo por el impacto de la Ley Modelo en la armonización del derecho societario en latinoamérica. Afirmó que “la ley puede facilitar el comercio e intercambio de bienes mientras se busca romper tradiciones jurídicas ineficientes y leyes obsoletas”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.