Germán Rojas, la aventura de enseñar

Cuando Germán Rojas tomó su año sabático se dedicó a leer, asistir a seminarios, preparar nuevos cursos y entender y disfrutar cómo se organiza una universidad europea nueva, como la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, con tan sólo trece años de funcionamiento.

Sobre lo que aprendió, comenta: "Esta experiencia me ha permitido darme cuenta de lo que debemos mejorar en el ITAM como profesores, estudiantes y administrativos y también reconocer y valorar nuestros aciertos y nuestro trabajo".

¿Por qué decidiste ser profesor universitario?

Desde que inicié mis estudios me pregunté dónde terminaría trabajando. Uno piensa en altos ingresos o en puestos muy importantes. Sin embargo, también quería hacer algo divertido y excitante. Un trabajo de aventuras, como dice mi padre, casi como de película. Para mí lo más emocionante que puede haber es compartir con la gente el entendimiento de un problema, resolverlo, comentarlo, discutirlo de nuevo, escribirlo. Así que mi trabajo de aventuras es ir a la universidad y leer, dar clase y volver a leer, hablar con los estudiantes, discutir, preparar una clase y todas las actividades asociadas. Es muy divertido.

¿Qué es lo que más te satisface de tu trabajo?

Volver a ver a los que fueron mis estudiantes. Hay muchos que se fueron a estudiar una maestría o doctorado, otros trabajan en bancos, gobierno o empresas y cuando hablas con ellos de nuevo y te cuentan qué hacen, cómo lo hacen, con quién trabajan y qué planes tienen es muy satisfactorio. Yo creo que una de las experiencias más gratas es ver a un estudiante en el día de su graduación con el título en la mano y rodeado de su familia.

¿Cómo describirías la relación alumno-profesor en la licenciatura de Economía?

Siempre he intentado que sea jovial y directa. En los últimos años, mi oficina ha estado siempre abierta y he hablado con los estudiantes sobre sus inquietudes, intereses y problemas. Como director de la carrera te relacionas mucho con los alumnos. Yo creo que una de las ventajas del ITAM es que en el Departamento de Economía queremos resolver los problemas de los estudiantes; de una manera u otra, vamos a dar con la solución.

¿Cuál es el perfil del alumno de Economía?

Ahora que estuve en Barcelona coincidí con varios de mis ex alumnos, con quienes hablé, paseé y hasta corrí. Ellos son un ejemplo del estudiante de Economía: muy interesados en entender los problemas económicos de nuestra sociedad, con ganas de estudiar, leer, discutir sobre las cuestiones relevantes. Son estudiantes que quieren aprender del mejor profesor. Están dispuestos a estudiar en la mejor escuela de Economía. Son buenos compañeros y estudiantes, te impulsan a hacer mejor las cosas, son muy comprometidos y, además, se la quieren pasar bien, porque en el ITAM se puede hacer todo esto si uno quiere.

Más allá de tus actividades docentes, ¿cómo participas en la vida universitaria del ITAM?

Con tantas actividades no queda mucho tiempo, pero la mejor forma de aumentar tu rendimiento es utilizando el tiempo libre para relajarte y reponerte. Yo he estado organizando un grupo de estudiantes y profesores para hacer atletismo, carreras de fondo y medio fondo, desde maratones hasta carreras de cinco mil metros. Entrenamos y participamos en competencias, corremos y después nos vamos a desayunar, a charlar de lo mal o bien que nos fue. Todo esto nos permite salirnos de la rutina y conocernos mejor.

Si deseas obtener mayor información, envíanos un correo a: rojas@itam.mx

Gracias por la entrevista, Blog ITAM