Prácticas para prevención de fraudes, lavado de dinero y otros delitos económicos

Conferencia: Prevención de fraudes, lavado de dinero y otros delitos económicos de Shelley M. Hayes, auditora forense en KPMG México

Shelley M. Hayes ha asesorado a diversas empresas en el desarrollo de mecanismos y prácticas para la prevención de fraudes, lavado de dinero y otros delitos económicos a partir de la mejora del control interno, la cultura ética corporativa y la aplicación de programas contra el lavado de dinero. Una larga experiencia en el submundo del engaño cibernético que esta auditora forense, y socia de KPMG México, quiso compartir con alumnos del ITAM el pasado 22 de marzo.

Profesor Alberto Napolitano Niosi y Shelley M. Hayes. FOTO: ITAM
Profesor Alberto Napolitano Niosi y Shelley M. Hayes. FOTO: ITAM

La socia de Forensic consideró que la prevención de delitos económicos en la red es un proceso cíclico basado en la investigación, la solución y la aplicación de medidas preventivas que todas las empresas deben aplicar puesto que ninguna está exenta de este tipo de amenazas. Señaló que los delitos económicos más comunes en cualquier nivel, actividad y sociedad son el fraude, la corrupción y el lavado de dinero. Aclaró la experta forense los tres conceptos a tener en cuenta: el fraude es un engaño en el cual una persona busca sacar un beneficio personal a costo de un tercero; la corrupción es un acto ilícito donde dos partes actúan deshonestamente para su beneficio; y el lavado de dinero significa convertir dinero ilícito en lícito a través del sistema financiero.

La experta señala que en las empresas el fraude puede realizarse de manera interna. Cualquier empleado puede realizar actividades fraudulentas incluyendo aquellas que beneficien indirectamente a la empresa, por ejemplo, la malversación de activos y la manipulación de estados financieros. También se puede realizar fraude de forma externa mediante hurto de identidad, piratería o robo de información financiera. En cualquier situación de fraude, el objetivo es la obtención de dinero.

Por otro lado, la corrupción tiene un costo muy elevado para las corporaciones pues afecta directamente a su reputación. Sus consecuencias no son siempre visibles y medibles, pero cuando llegan a conocerse públicamente generan graves problemas, desde la baja de inversiones hasta la quiebra de sociedades anónimas

Los fraudes más comunes en las empresas, de acuerdo a Hayes, se dan en el universo de los proveedores. Algunos ejemplos son los proveedores fantasmas, la colusión y las facturas falsas, los fraudes con clientes en alguna compra- venta, así como los fraudes en nómina, como empleados fantasmas o complejos mecanismos de evasión fiscal.

A partir de estos delitos, Shelley M. Hayes apuntó que el auditor forense se encarga de analizar la forma cómo llevan la contabilidad las empresas víctimas para tratar de entender qué se está encubriendo. Para terminar, recordó las características que debe poseer un auditor forense: la desconfianza ante la información digital, la curiosidad y el sentido común, así como amplios conocimientos en el área contable, la tecnología, la minería y el análisis de datos.

A continuación puedes ver el video de la conferencia de Shelley M. Hayes en el ITAM.

Para ver otras conferencias completas visita nuestro canal: Youtube.com/ITAM

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario