Pastillas inteligentes: ¿realmente lo son?

Algunas ocasiones se busca tomar el camino más rápido, aunque conlleve graves consecuencias en el futuro. Las drogas son un recurso fácil con el que las personas intentan lidiar con los problemas que se les presentan. Por ello, el Dr. David Szydlo, Presidente de la Sociedad Mexicana de Neurología y Psiquiatría, compartió sus conocimientos acerca de las “pastillas inteligentes” en la Semana de la Salud organizada por la oficina de Apoyo Estudiantil.

La inteligencia es la facultad que tiene la mente que permite entender, aprender, razonar y analizar para comprender el entorno y darle significado. Es un proceso que desarrolla diversas capacidades, mismas que se amplían con la continua experiencia mental. Sin embargo, este es un proceso que requiere de tiempo y esfuerzo para llevarse a cabo.  

Dr. David Szydlo
Dr. David Szydlo. FOTO: ITAM

A causa de lo anterior, algunas personas no buscan escapar de la realidad a través de las drogas, sino que tienen por objetivo impulsar la mente, pensar bajo estrés o manejar grandes flujos de información. Los estudiantes universitarios o de maestrías son uno de los grupos que más utilizan estas “pastillas inteligentes” y debido a ello esta conferencia toma relevancia.

El lado nocivo de las pastillas estimulantes

En su mayoría, estos medicamentos se enfocan a pacientes con ADHD, narcolepsia, Alzheimer o como suplementos de narcóticos. Entre las pastillas más usadas se encuentran las anfetaminas y dextroanfetaminas (mejor conocidas como Adderall), aniracetam, deprenyl y huperzina. Sus funciones son: mejorar la retención de información, reducir la ansiedad, mejorar la memoria a corto y mediano plazo, mejorar el foco de atención y mejorar el análisis y toma de decisiones complejas. Aun así, no existen investigaciones o experimentos con gran fundamento que comprueben si realmente cumplen todas estas actividades.

Dr. David Szydlo
Dr. David Szydlo. FOTO: ITAM

Sin embargo, todas estas habilidades e incremento en la funcionalidad de la mente a corto plazo y con un efecto limitado, tienen graves consecuencias. Según las investigaciones realizadas y retomadas por el conferencista, entre las consecuencias se encuentran efectos secundarios nocivos como diarreas, mareos, enfermedades gastrointestinales y ansiedad. Además, a mediano y largo plazo producen ataques cardíacos, reducen la plasticidad del cerebro, pueden causar pérdida de memoria, empeoran la salud general y hasta pueden producir la muerte. Por último, la mayoría de estas drogas tienen un poder adictivo alto.

En la vida no existen atajos que no traigan consecuencias en su futuro y el saber de estas permite que la toma de decisiones sea fundada y se puedan evitar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.