Alejandro Poiré: verdad, ciencia política e investigación universitaria

A Alejandro Poiré muchos de sus alumnos le cuentan que se decidieron a estudiar ciencia política después de asistir como oyentes a algunas de sus clases, cuando todavía estaban en la preparatoria. Le contaban que es claro al explicar la materia, que formula preguntas interesantes y que habla de los trabajos de investigación que está realizando.

Tal vez en parte su excelencia como profesor se debe a que en los cuatro años al frente del Departamento Académico de Ciencia Política Alejandro Poiré buscó un equilibrio entre las labores docentes y de investigación. No en vano, todos los profesores de tiempo completo de su Departamento tienen estudios doctorales en una de las diez mejores universidades de E.U.

"Hay instituciones en las que casi se argumenta que es incompatible la investigación con la docencia, pero en este departamento buscamos este equilibrio. Yo no puedo pensar que un profesor de Ciencia Política pueda dictar sus clases con contenidos teóricos sólidos y actualizados si no hace investigación. No se puede porque no hay ese mecanismo de retroalimentación que genera nuevas preguntas, que nos lleva a reflexionar sobre distintas perspectivas".

¿Esta visión se refleja en el tipo de politólogo que quieren formar?

Sí, en nuestro departamento tenemos un perfil muy claro. Creemos que la mejor formación para un politólogo es prepararlo como si fuera a hacer investigación de tiempo completo porque la parte analítica y teórica es fundamental en su formación, y porque en gran medida todavía la labor del buen politólogo en México depende de la construcción del dato.

Alejandro Poiré
Alejandro Poiré en su corta etapa como titular de la SEGOB / Imagen: cortesía de Animal Político



Por eso los estudiantes tienen que elaborar un trabajo final de investigación para titularse, y muchos también trabajan como asistentes en las diferentes investigaciones que realizamos, ya que ahí se hacen aprendices de especialistas en un tema y tienen que desarrollar ciertas habilidades como creatividad, capacidades analíticas, rigor a la hora de presentar los argumentos y de mostrar cuáles son las fuentes de investigación.


¿Podrías hablarnos sobre algunos de los proyectos de investigación en que estás participando?

Sí, me gustaría comentar sobre dos de estos proyectos. El primero, realizado en coordinación con Federico Estévez y Alejandro Moreno, profesores del departamento, es un libro sobre las elecciones del 2003, en donde no sólo analizamos qué es lo que pasará en estas elecciones desde una perspectiva de investigación sino que utilizamos un lenguaje muy amplio de divulgación. Esto es algo nuevo en México: la divulgación de nuestro conocimiento del fenómeno electoral entre un público más amplio (medios de comunicación, actores políticos, entre otros).

El segundo es un proyecto sobre opinión pública y comportamiento electoral para el caso mexicano que iniciamos en el 2000 con investigadores de la Universidad de Harvard, del MIT, de Stanford, de Purdue, de la Universidad de California en San Diego, de Claremont College y del Kenyon College. Hasta ahora hemos levantado cinco encuestas tipo panel, es decir, realizamos una primera encuesta al inicio de la campaña electoral de febrero del 2000 y, después, a esos mismos individuos los volvimos a entrevistar varias veces en el transcurso de la campaña electoral del 2000. En el 2002, volvimos a hacer una encuesta con el mismo segmento de encuestados y elaboramos, además, una nueva a escala nacional con una muestra diferente. Lo que queremos medir no es solamente qué pasa durante una campaña sino el comportamiento electoral a largo plazo a nivel individual en cuanto a las opiniones de los ciudadanos, su perspectiva ideológica, sus sentimientos de identificación con los partidos políticos, etc.

-¿Qué es lo más satisfactorio de tu trabajo en el ITAM?

Un profesor mío de licenciatura decía que la universidad es el único lugar en donde la verdad todavía importa. Y en el ámbito de la política en particular, la verdad es elusiva, incómoda, por lo que la labor del investigador de la disciplina de la Ciencia Política es la de tratar de encontrar eso que es lo más cercano a la verdad, desde el punto de vista teórico, empírico y filosófico. Mi posición como profesor e investigador del ITAM me permite acercarme por muchos caminos a este ideal universitario y esto es, realmente, una posición privilegiada.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.